//¿Imaginas disfrutar de ACS en tu hogar pagando una cuarta parte? Pues ya es posible gracias a los Aerotermos.

La aerotermia es una energía renovable que puede ser utilizada para sistemas de producción de agua caliente sanitaria o ACS. Las bombas de calor de agua caliente nos aportan ahorros considerables sin dejar de tener el confort esperado. Son equipos que usan la aerotermia como fuente de energía renovable, contribuyendo a la reducción del CO2 y protegiendo el medio ambiente.

Las bombas de calor para ACS son equipos ideales para reducir consumos y sustituir a los, conocidos y extendidos, termos eléctricos hasta ahora tan utilizados. Existen equipos que tienen la unidad interior y la exterior en el mismo dispositivo y otros con la unidad exterior independiente. Los primeros, nos permiten aprovechar el calor existente dentro de un cuarto de calderas o cocina mediante la incorporación en el equipo de un serpentín de condensación  interno, para poder afrontar grandes demandas de agua.

¿Cómo es una bomba de calor para ACS?

Este tipo de equipos suele estar diseñado únicamente para la producción de agua caliente sanitaria. Por sus capacidades de acumulación que van desde 80 hasta 500 litros, su uso está destinado para un amplio abanico de estancias que van desde viviendas hasta locales con buena demanda de ACS diaria. Su aspecto, dependiendo de su capacidad, es el de un electrodoméstico de cuerpo alto y están diseñados estéticamente para ser instalados en espacios interiores, por ejemplo cocinas. Están formados por un acumulador de agua vertical que en su parte superior tiene una bomba de calor aire-agua. Ésta calienta el agua fría mediante un serpentín condensador en el interior del acumulador. El evaporador toma aire del local donde se instala o de un local anexo mediante dos conductos, uno de entrada y otro de salida de aire. También se puede instalar el equipo sin conductos tomando directamente el aire del local donde se instala siempre y cuando el local cumpla con los requerimientos necesarios de espacio y ventilación.

Para que el rendimiento del equipo sea parecido al declarado por el fabricante conviene que el aire que utiliza la bomba de calor sea el de un local interior, como el de un garaje o el de un cuarto de limpieza, de modo que la temperatura de entrada de aire al evaporador sea la más alta posible y constante a lo largo del año. De este modo podemos considerar que el rendimiento nominal declarado es más o menos el rendimiento estacional del equipo. Los rendimientos habituales suelen ir desde COP de 3,4 a 4,3 para temperatura de aire de entrada de 15 o 20ºC y temperatura de ACS de 45ºC.

Comparativa de amortización entre aerotermia y termo eléctrico

Una de las preguntas más frecuentes que nos realizan nuestros clientes sobre la aerotermia es el tiempo de amortización del equipo en comparación con el uso de un termo eléctrico. Veamos un ejemplo tipo con los consumos de cada tecnología para calentar 200 litros (que sería una familia de 4 miembros).

De promedio asumimos que para calentar los 200 litros de ACS, que una familia puede emplear de media para la ducha diaria, un termo eléctrico con una resistencia de 2.400W consume alrededor de 8.000Wh/día.

La aerotermia para calentar la misma cantidad diaria de ACS, con un COP de 4 (promedio) y una bomba con una potencia adecuada para calentar 200 litros emplea una potencia de 600W y, por lo tanto, la energía diaria del equipo aerotermo sería de 1.800 Wh/día.

El coste anual del termo eléctrico sería: 8 Kwh/día x 365 = 2.920 Kwh X 0,19€ (precio de la energía eléctrica con impuestos incluidos) = 554,80€/año.

El coste anual de la aerotermia sería: 1,8 Kwh/día x 365 = 657 Kwh x 0,19€ = 124,83€

Por lo tanto, el ahorro evidente con la aerotermia sería: 554,80€ – 124,83€ = 429.94€ al año.

Este ahorro implica un corto periodo de amortización que podría ser aún menor si se tiene en cuenta las subidas de las facturas de la energía eléctrica.

 

Fuentes:

Dpto. Ingenieria Ibesol

Danielpascual.com

Interempresas.net

2017-11-10T09:16:22+00:00 1 marzo, 2017|