//Las aguas residuales, el recurso desaprovechado

Este es lema elegido con motivo de la celebración del 24ª Aniversario del Día Mundial del Agua 2017 que se conmemora hoy día 22 de marzo. Este año se ha querido hacer hincapié en la reducción y la reutilización de aguas residuales.

La Asamblea General de las Naciones Unidas designaba en 1993 el 22 de marzo como el  Día Mundial del Agua. Desde entonces, anualmente esta festividad, reconocida a nivel mundial, profundiza sobre la importancia de este bien finito y de la concienciación ciudadana.

En 2017, se lanza un nuevo mensaje claro dirigido a todos los agentes de la sociedad: en nuestros hogares, podemos reutilizar aguas grises para nuestros jardines y parcelas. En nuestras ciudades, podemos tratar y reutilizar aguas residuales para espacios verdes. En la industria y la agricultura, podemos tratar y reciclar la descarga para cosas como sistemas de enfriamiento y riego, reduciendo así la huella hídrica de las empresas.  (Mensaje de la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, con motivo del Día Mundial del Agua 2017)

 

Atendiendo a la ficha de datos de la ONU por el Día Mundial del Agua 2017, rescatamos 5 mensajes clave:

Más del 80% de las aguas residuales generadas por la sociedad regresa al ecosistema sin haber sido tratada o reutilizada.

1.800 millones de personas utilizan una fuente de agua potable contaminada con heces, por lo que corren el riesgo de contraer cólera, disentería, fiebre tifoidea y poliomielitis. El agua insalubre y un saneamiento e higiene deficientes causan alrededor de 842 000 muertes al año.

Para 2050, cerca del 70% de la población mundial vivirá en ciudades, frente al 50% actual. Actualmente, la mayoría de las ciudades de los países en desarrollo no disponen de la infraestructura o recursos adecuados para gestionar las aguas residuales de forma eficiente y sostenible.

Las oportunidades de explotar las aguas residuales como recurso son enormes. Las aguas residuales gestionadas de forma segura son una fuente asequible y sostenible de agua, energía, nutrientes y otros materiales recuperables.

El costo de gestionar las aguas residuales se ve compensado sobremanera por los beneficios para la salud humana, el desarrollo económico y la sostenibilidad ambiental, ofreciendo nuevas oportunidades comerciales y creando más empleos “verdes”.

También en nuestro entorno podemos hacernos la pregunta ¿Por qué gastar agua? y tomar conciencia en nuestro día a día si llevamos a cabo un gasto desproporcionado de este bien.

Porque ahorrar agua no es sólo labor de los gobiernos, en casa se puede reducir el consumo con pequeños gestos como estos:

 

  • Lavarse los dientes y afeitarse con el grifo cerrado.
  • Ducharse en vez de bañarse y enjabonarse con el grifo cerrado.
  • Arreglar los grifos que gotean.
  • Usar lavavajillas y lavadoras con alta eficiencia energética. Llenar el lavavajillas y la lavadora completamente

    Si lavas a mano enjabonar los platos en un cubo, con el grifo cerrado.

  • Usa un cubo de agua para lavar tu coche, no la manguera.
  • Utiliza el agua de lavar las verduras para regar las plantas. 

    Women washing hands in white sink good suds

  • No tirar innecesariamente de la cadena del inodoro.
  • Utilizar inodoros con posibilidad de descarga parcial.
  • En caso de no tener un inodoro moderno puedes meter botellas de agua (llenas) dentro de la cisterna y reducir el agua en cada descarga.

 

 

De esta forma no solo ahorrarás agua, energía y dinero, sino que también estarás contribuyendo al bienestar de la humanidad y a un desarrollo sostenible. El agua es un bien público y su beneficio debe ser distribuido equitativamente entre todos los habitantes. Los pueblos y gobiernos tienen que trabajar juntos para ayudar a preservar este preciado líquido. Su mejor aprovechamiento debe realizarse todos los días del año.

 

Fuente:

www.unesco.com

 

Rocío Esteban Trujillo

Responsable Comunicación Ibesol

2017-11-22T17:03:50+00:00 22 marzo, 2017|