//Pellet, combustible verde para entrar en calor

En los últimos años el término “pellet” se ha instalado en nuestro vocabulario. Contemos o no en nuestro hogar o empresa con una estufa o caldera de Biomasa, la verdad es que esta palabra se escucha cada vez más, cuando se habla de combustible alternativo y de energías renovables, temas tan de actualidad.

Desde Ibesol Energía, empresa especializada en Energías Renovables, queremos explicar en qué consiste este “combustible verde”, sus ventajas, curiosidades y, sobre todo, la importancia de adquirir un buen pellet.

¿Qué es el pellet?

El pellet es una pequeña porción de madera de origen natural utilizada como combustible de biomasa. Este combustible puede ser utilizado tanto en la industria como en los hogares, ya sea en calderas de biomasa para calentar todo el hogar, en estufas de biomasa de tamaño más reducido o en chimeneas de biomasa.

Está compuesto por restos forestales, ya sea de labores de limpieza de bosques, podas o talas, o de restos de la industria maderera. Estos restos de madera han de ser secados para luego prensarlos y reducir así impurezas como la resina y su nivel de humedad, todo esto se realiza sin añadir ningún aditivo para conseguir esta pequeña porción compacta, puesto que la madera posee lignito, que es un conglomerante natural.

La importancia de un pellet de calidad

La elección de un buen pellet es muy importante ya que si utilizamos un buen pellet tendremos un mayor aporte calorífico y nuestras calderas de biomasa o estufas estarán en mejores condiciones. Un pellet de mala calidad deja un exceso de residuos y puede acabar atascando nuestra caldera de biomasa o estufa.

¿Cómo puedo diferenciar el pellet de calidad?

La principal ventaja del pellet es que es un biocombustible sólido certificado. El estar certificado implica un mayor control de calidad. Aun así, en el mercado se han encontrado pellets certificados que no cumplían con los límites de la certificación, y pellets no certificados con mejores resultados que algunos certificados. Los certificados existentes son:

 

 

ENplus: el más conocido, que en España se encarga de implantar Avebiom, la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa.

DINplus: de la certificadora alemana DIN CERTCO.

En la actualidad existen tres clases (o niveles) de calidad:

Clase A1. Madera de origen forestal y residuos de madera sin tratar químicamente con bajos contenidos en cenizas, nitrógeno y cloro.

Clase A2. Pellets con más cenizas, nitrógeno y cloro que el anterior.

Clase B. Permite utilizar madera que proviene del reciclaje.

En el caso de que no esté certificado, para comprobar que estás adquiriendo un pellet de calidad te recomendamos los siguientes consejos sobre las características del pellet:

Brillante: Un buen pellet es brillante, con una superficie lisa, longitud uniforme y no debe tener polvo.

Color uniforme: Debe tener un color uniforme, si tuviera colores extraños, delataría la presencia de cuerpos extraños, como papel, tierra, plástico u otros materiales no derivados de la madera.

Estructura más compacta: Su estructura debe ser compacta, sin grietas ni cortes profundos, al tocarlo, no debe desmoronarse.

Más denso que el agua: La densidad del pellet ha de ser superior a la del agua, una buena manera de comprobarlo es sumergir una porción de pellet en agua, si esta tiene la densidad adecuada se hundirá.

Tiempo de inmersión: También hay que tener en cuenta que si pasados unos cinco minutos de su inmersión sigue hundido y de forma compacta, significa que posee aglutinantes o colas artificiales provocando en su combustión un exceso de humos.

 

¡Siempre hay que leer la etiqueta!

El etiquetado del pellet es muy importante. Los conceptos que debemos revisar son:

Cenizas: Cuanto mayor sea el porcentaje de cenizas, más mantenimiento necesitará el aparato. Puede generar pequeños problemas de corrosión y más emisiones.

Humedad: Cuanto mayor sea el porcentaje de humedad, menos calor proporcionará. Debería ser inferior al 10%.

Capacidad calorífica: Esto es la energía que nos proporcionará. Lo ideal es que sea superior a 16,5 MJ/kg (4,6 kWh/Kg).

Durabilidad mecánica: Depende de la cantidad de polvo que contenga el saco de pellets.

Tamaño del pellet: Un pellet demasiado largo puede crear problemas en la carga y entrada de la cámara de combustión.

Envase: Comprueba que no esté dañado, ya que el pellet tiende a absorber la humedad.

Si seguimos estas indicaciones, adquiriremos siempre pellet de calidad que permitirá alargar la vida de los equipos.

 

Fuentes:

Dpto. I+D+i Ibesol Energía SL

Ocu.org

Biomasacaldera.es

2017-11-22T17:06:37+00:00 2 febrero, 2017|