//¿Sabes lo que bebes? con Ibesol sólo agua

Pese a que nuestra tierra cuenta con fantásticos manantiales, repartidos por toda su geografía, la realidad del agua que bebemos no se corresponde con esta riqueza natural. En muchos pueblos y ciudades el agua que sale a través de nuestros grifos es, a menudo, poco recomendable para ser bebida.

Por ello hoy queremos hablar de otro producto Ibesol que nos permite solventar este problema para disponer en nuestros hogares de agua de calidad con una instalación mínima y a un precio asequible a todos los bolsillos.

Se trata de El Descalcificador de Agua. Concretamente,  descalcificador de sal, compuesto por un sistema de antical de tratamiento químico.

¿Cómo funciona?

Hay cuatro conceptos importante que tenemos que tener en cuenta para describir su funcionamiento:

La descalcificación del agua: Este primer paso, se realiza mediante un proceso llamado intercambio iónico. Para este proceso se emplean unas resinas que tienen la capacidad química de capturar iones de calcio (Ca) y magnesio (Mg) existentes en el agua, y eliminarlos de forma segura. En el ámbito doméstico este proceso se realiza mediante un equipo descalcificador.

Proceso de intercambio iónico: Cuando el agua cargada con cal y magnesio pasa por la resina, ésta captura los iones de calcio (Ca) y desprende iones de sodio (Na). El sodio es mucho más soluble que el calcio y con él se evitan las incrustaciones y problemas ocasionados por la dureza del agua. La resina está situada en una botella en el interior del descalcificador llamada columna contenedora de resinas y está conectada a la válvula que controla todo el proceso de regeneración.

-Entrada del agua en la válvula del equipo por la conexión de entrada: habitualmente, dicha válvula suele estar situada a la derecha. Una vez el agua ha pasado por el lecho de resina, mediante un tubo situado en su interior, vuelve a la parte superior de la columna contenedora. Después, pasa por la válvula del equipo y sale por la conexión de salida hacia la vivienda. En la conexión de salida los descalcificadores incorporan un contador de agua descalcificada para saber cuándo es necesario realizar la regeneración.

Regeneración: La cantidad de iones de calcio y magnesio que puede retener la resina es limitada, por eso el volumen de agua que puede tratar un descalcificador también lo es. Se trata de un proceso en el que los iones de sodio se liberan en la resina, así como los iones de calcio y magnesio retenidos durante el proceso de descalcificación. La diferencia entre este proceso y la descalcificación es que, en el caso de la regeneración, el agua con iones de calcio es enviada al desagüe a través de la válvula del equipo. Gracias a este proceso la resina vuelve a quedar cargada de iones de sodio y podrá empezar de nuevo el proceso de descalcificación.

Instalación

La instalación de este equipo la debe llevar a cabo un  profesional o persona con conocimientos de instalaciones de agua. Ya que, además del propio descalcificador también es necesario instalar un filtro de sedimentos para evitar que alguna partícula pueda lesionar las válvulas del descalcificador. Asimismo, es importante proveer al sistema de un circuito alternativo de paso de agua By-Pass, para el caso hipotético de precisar aislar puntualmente el descalcificador de la red. Los equipos domésticos de IBESOL lo llevan incorporado.

Mantenimiento

Es muy sencillo y económico. Cada cierto periodo de tiempo se ha de reponer la sal en el depósito. Esta periodicidad la marcará el consumo que realicemos de agua.

Las resinas de intercambio iónico deben ser sustituidas aproximadamente cada 7-10 años, variando según el volumen y la calidad del agua tratada. A la vez que se hace este cambio de resinas los técnicos Ibesol aprovechan para hacer una revisión a las piezas interiores de la válvula y dejar el equipo a punto.

Recomendaciones Ibesol:

Es muy importante instalar antes del descalcificador un filtro de sedimentos y otro posterior preventivo, para así proteger el equipo y el domicilio de partículas en suspensión como piedras, tierra, barro, etc… que puede llevar el agua que nos llega.

Se recomienda un contrato de mantenimiento anual de revisión por técnicos especializados: que incluiría cambio de filtros, eliminación de salmuera incrustada, revisión de la válvula y del drenaje. Así como un lavado forzado, para que el equipo siempre esté en perfecto estado y la calidad de su funcionamiento sea excelente.

Ventajas

-Protegen las tuberías, sanitarios y electrodomésticos (lavadoras, calentadores de agua, grifos, neveras, duchas, etc.) del exceso de calcio y la corrosión.

-Ayudan a eliminar el “sarro” ya existente en las tuberías.

-Cuidan nuestra piel ya que el agua no contiene minerales en exceso. Con ello suelen producirse menos problemas de piel (picores, alergias, rojeces, etc.).

-Limpieza más fácil de baños y electrodomésticos.

-Mayor vida útil de las cañerías y aparatos.

-Mayor paso de agua.

-Ahorro en productos de limpieza (utilizaremos menos cantidad).

-Menor contaminación ambiental.

Pros y Contras

Los descalcificadores, por su propia tecnología, retiran iones calcio y magnesio del agua e incrementan ligeramente los iones sodio de la misma. Por ello, el empleo de agua descalcificada para beber o cocinar (respecto a la misma agua sin descalcificar) puede mejorar diversas patologías como ciertos casos de litiasis o propensión a los cálculos de oxalato cálcico. A su vez, cualquier persona que precise de una dieta pobre en sodio (hipertensos, personas con patologías cardíacas, etc.) debe tener presente este incremento de sodio en el agua y tomar medidas para eliminarlo posteriormente.

Un agua descalcificada con un alto contenido en sodio favorece la corrosión, que supone un problema para las instalaciones y los electrodomésticos.

Los descalcificadores de IBESOL

La purificación de aguas en Ibesol y más concretamente la Descalcificación, se ofrece a nuestros clientes a través de 2 equipos. Moo y Moo Big.  Ambos están basados en el sistema arriba descrito. La diferencia entre ellos radica en la capacidad (0.6 l del primero frente a  1 l el segundo) y la dureza máxima que admiten (90 frente 119). Si lo analizamos de cara a la vivienda en la que podrían instalarse, el modelo Moo está pensado para casas pequeñas  o pisos y el Modelo Moo Big sería ideal para casas de mayor tamaño.

Para más información puede ponerse en contacto con Ibesol Energía en el 900922900

Fte: Dpto. I+D+I Ibesol Energía, S.L.

2017-11-10T09:46:08+00:00 29 noviembre, 2016|