//Sistema Solar Térmico Forzado, la otra alternativa

¿Qué es un Sistema Solar Térmico de tipo Forzado?

Una vez que decidimos instalar en nuestras viviendas, centros de trabajo o edificaciones rurales, entre otras,  un equipo solar térmico para disponer de agua caliente sanitaria, la gran duda que se plantea es si optar por un sistema termosifón o forzado. Puesto que en su día ya hablamos largo y tendido de las características del equipo termosifón (click aquí para leer más). Hoy queremos hablaros de las características del sistema forzado.

 

Para empezar por lo más básico, como casi todas la elecciones que solemos hacer a la hora de realizar una inversión, lo importante es saber qué necesidades son las que tenemos. De este modo y dentro del abanico de opciones, valoraremos aquella que puede ser más adecuada. Una vez cotejadas ambas premisas, la elección será fácil y siempre acertada, ya que ambos equipos tienen la misma finalidad y son altamente recomendables.

Pero… ¿qué es un Sistema Solar Térmico tipo Forzado? Se trata de un sistema que utiliza la radiación solar para calentar agua sanitaria. Está integrado por diferentes elementos entre los que se encuentra uno o varios colectores solares térmicos, un depósito acumulador de agua caliente sanitaria (ACS), vasos de expansión, bombas de impulsión y accesorios de control (sondas, central de control, entre otros). Concretamente, este tipo de equipos lleva los captadores solares separados del acumulador de agua.

En Ibesol disponemos de dos modelos: IB2 300FP y IB3 500FP, de 300 y 500 litros de depósito respectivamente. El primero de ellos está recomendado para satisfacer la demanda de 2 a 6 usuarios, mientras que el segundo puede abastecer hasta a 10 miembros.

Uno de los principales motivos que puede hacernos girar la balanza por sistema forzado frente al Termosifón puede ser la estética. Ya que mientras este último supone el montaje en el tejado de las placas y el depósito, el primer únicamente requiere la colocación de las placas.

Sin embargo no conviene decantarse por un aparato u otro por el mero sentido estético. ya que, el Sistema Forzado suele ser un sistema menos económico, si hablamos de viviendas domésticas, que un sistema termosifón tanto en lo referente a inversión como a operación ya que su funcionamiento requiere de una bomba circuladora, que tiene cierto consumo de energía eléctrica (aunque no se trata de un gasto destacable). Por otra parte, el depósito acumulador se ubica en el interior de la vivienda, ocupando un espacio considerable dentro de la edificación. Aunque este mismo factor implica también una ventaja, que es la reducción en sus pérdidas térmicas.

En Ibesol contamos con un equipo de asesores técnicos especializado que realizan estudios personalizados a la medida del cliente, con objeto de ofrecerle la mejor solución a sus necesidades.

La siguiente tabla indica las principales ventajas y desventajas de los sistemas solares térmicos de circulación forzada respeto a los sistemas termosifón. Esta comparativa es una herramienta para la toma de decisión respecto a la selección entre ambas opciones.

 

 

 

 

Fuente: Fuente: Dpto. I+D+i Ibesol Energía.

2017-12-12T11:02:27+00:00 25 enero, 2017|