//Sistema Termosifón o Forzado, características y diferencias

El objetivo de este artículo es hacer ver al lector cuáles son las principales diferencias entre los sistemas Termosifón y los sistemas Forzados partidos. Comúnmente conocidos como placas solares y termosifón solar. En general, estos sistemas son la mejor alternativa para poder conseguir agua caliente sanitaria (ACS) para su hogar de una manera ecológica, económica y con muy bajo mantenimiento. 

El principio de funcionamiento de ambos equipos es similar ya que tanto en uno como en el otro, usan la energía solar con el fin de calentar agua caliente sanitaria para uso doméstico. Ambos equipos tienen dos circuitos independientes; el circuito primario, mezcla de glicol y agua, es el encargado de recibir el calor acumulado en los paneles solares, transportarlo y transferirlo casi por completo al circuito secundario. El circuito secundario no es más que la acumulación del agua fría sanitaria (agua de red) en un depósito donde va a ser calentado pasando a ser agua caliente sanitaria lista para el consumo. Ambos circuitos son totalmente independientes y, por lo tanto, el mecanismo de intercambio de energía entre ambos es a través de un intercambiador que puede ser  un serpentín solar para el caso de los sistemas Forzados o un depósito de doble envolvente para los equipos Termosifón.

depósito equipo forzado Placa solar Equipo ForzadoEquipo Solar Termosifón

Para ver las similitudes y diferencias entre ambos equipos, vamos a pasar a ver cada uno de sus componentes principales.

  • Paneles térmicos:

    Es una de las partes fundamentales del equipo. Los paneles térmicos son exactamente iguales tanto en el sistema termosifón como en los sistemas forzados.

 Depósito de acumulación:

Aquí sí que hay diferencias. La primera de ellas es el emplazamiento. En los sistemas termosifón se encuentra encima de las placas (son sistemas todo en uno), dando más espacio en la vivienda (al no requerir espacio) pero afectándole un poco más la temperatura del exterior. En los sistemas forzados, el depósito está en el interior de vivienda, quitando algo de espacio a la misma. El mecanismo de transferencia también es diferente. Por un lado, nuestro sistema termosifón usa un depósito de doble envolvente con mayor área de intercambio y, por lo tanto, mayor rendimiento. El sistema forzado usa depósitos con serpentín solar. En cuanto al volumen también podemos encontrar algunas diferencias. En los equipos Termosifón el volumen suele ser de 200 o 300 litros de acumulación de agua. En los sistemas forzados este volumen puede ser mayor y, por lo tanto, no es raro ver depósitos de acumulación o depósitos de inercia de 500 o 1000 litros dependiendo, claro está, de los requerimientos del cliente. La disposición de los equipos es horizontal en los equipos Termosifón (estratifican mejor) y vertical en los sistemas forzados (estratifican algo peor pero tienen la ventaja de que se pueden combinar con otras fuentes de energía como por ejemplo, una caldera de biomasa)

 Bomba de circulación.

En los sistemas termosifón no existe bomba alguna ya que funciona, como su propio nombre indica, por el principio de termosifón. En los sistemas forzados es necesario emplear una bomba eléctrica capaz de mover el fluido calor-portador del circuito primario ya que la diferencia de altura entre los paneles y el depósito puede ser elevada y no es suficiente el efecto termosifón.

 Vaso de expansión en los Sistemas termosifón y Sistemas forzado partido.

En el sistema Termosifón está incluido un pequeño vaso de expansión en el interior del depósito. En los sistemas forzados hay que añadirlo por separado.

 Materiales empleados en , estructuras y demás.

Aquí no hay grandes diferencias entre placas solares y termosifón solar. Ambos trabajan con el mismo rango de temperaturas y, por lo tanto, los materiales empleados deben estar preparado para las mismas condiciones de diseño.

En definitiva, ambos sistemas dan un excelente servicio para la producción del agua caliente. Por normal general, para viviendas unifamiliares se suele optar por un equipo termosifón por razones sobre todo de espacio y un precio de venta algo menor. Sin embargo, para mayores demandas de agua o posibles combinaciones del depósito con otras fuentes de energía la mejor opción es el sistema forzado.

 

 

Fuente: Dpto. Ingenieria Ibesol Energía.

2017-11-22T17:09:21+00:00 28 marzo, 2017|